Portada » Space X » Segundo vuelo de prueba de Starship, exitoso en términos generales
Space X

Segundo vuelo de prueba de Starship, exitoso en términos generales

Elcohete superpesado de SpaceX, que ostenta el título del más grande jamás creado, realizó su segundo vuelo de prueba el 18 de noviembre. A pesar de haber sido lanzado con éxito al espacio en su primera misión, su duración fue breve. Desafortunadamente, poco después de la separación de las etapas, el masivo propulsor Super Heavy experimentó una explosión, provocando la detonación prematura del vehículo superior Starship, que no logró alcanzar la altitud planeada. SpaceX denominó este incidente como una «desintegración rápida no programada»

Detalles del segundo vuelvo de Starship

«Lo que creemos en este momento es que el sistema de terminación de vuelo automatizado en la segunda etapa parece haberse activado muy tarde en la quema, mientras nos dirigíamos hacia el Golfo de México«, dijo John Insprucker, ingeniero principal de integración de SpaceX

Durante su despegue, los 33 motores Raptor de la primera etapa de Starship iluminaron el cielo con su estela de escape mientras el imponente cohete se elevaba. Con una altura imponente de 122 metros, Starship ostenta el título de ser el cohete más grande y potente jamás creado. Su presencia es tan impactante que se puede divisar a kilómetros de distancia cuando se encuentra erguido en la plataforma de lanzamiento de Starbase.

Este constituyó el segundo vuelo de prueba para el Starship completamente integrado, compuesto por el propulsor Super Heavy de la primera etapa y la nave espacial Starship de la segunda etapa. En contraste con el lanzamiento anterior del 20 de abril, que no resultó tan exitoso, este si lo fué. En la prueba de abril, el cohete experimentó una desintegración no programada, culminando con un comando de autodestrucción aproximadamente cuatro minutos después del despegue.

La causa principal de la desintegración no programada en abril fue el fallo en la separación de las dos etapas de Starship. Para evitar una repetición de este incidente en el segundo vuelo, SpaceX optó por implementar una nueva estrategia conocida como «hot staging«, donde los motores de la segunda etapa comienzan a encenderse antes de que Starship y Super Heavy se hayan separado por completo.

Video del vuelo completo:

La separación de etapas de Starship

Esta ocurrió a tiempo hoy, aproximadamente 2 minutos y 41 segundos después del despegue, pero el propulsor Super Heavy explotó poco después. «Vamos a tomar esos datos y mejorar la secuencia de encendido en caliente y probablemente mejorar el hardware en sí para el próximo vuelo«, dijo Kate Tice, gerente de calidad de ingeniería de SpaceX.

SpaceX tenía la expectativa de realizar un aterrizaje suave del Super Heavy en el Golfo de México con el propósito de poner a prueba los procesos de reentrada y aterrizaje. La etapa superior de Starship continuó su vuelo por un breve período después de la separación de etapas. La compañía tenía la intención de mantener la comunicación con la nave espacial a una altitud objetivo de aproximadamente 250 kilómetros. Sin embargo, la telemetría del vehículo se perdió aproximadamente ocho minutos después del despegue, cerca del final de su propia fase de combustión después de la separación de etapas.

¿Que objetivos tenía Starship en su segundo lanzmiento?

Nunca se esperaba que la nave espacial alcanzara la órbita completa alrededor de la Tierra, en lugar de eso, volaría en una trayectoria suborbital para aterrizar en el Océano Pacífico frente a la costa de Hawái. «No estamos apuntando a la órbita hoy; estamos apuntando casi a la órbita«, dijo Siva Bharadvaj, ingeniero de operaciones de SpaceX, agregando que el objetivo era «llegar a un perfil de empuje similar al que necesitaríamos para la órbita, pero también a un nivel de energía que la nave tendría que disipar para la reentrada«.

Vale la pena señalar que la segunda misión de prueba de Starship voló más tiempo y a una altitud más alta que su primer vuelo de prueba el 20 de abril, que falló en la separación de etapas y explotó. Por lo tanto, SpaceX aún consideró que el segundo intento fue un éxito. La última señal de telemetría del lanzamiento de hoy colocó la altitud de Starship en 148 kilómetros, o 91 millas, muy por encima del límite de 62 millas (100 km) del espacio.

«Sinceramente, es un día increíblemente exitoso aunque tuvimos una desintegración no programada rápida tanto del propulsor Super Heavy como de la nave«, dijo Tice. «Eso es genial. Obtuvimos mucha información, y todo eso nos ayudará a mejorar para nuestro próximo vuelo«.

SpaceX ahora tendrá que investigar las causas de la desintegración de Starship hoy y tomar medidas para evitar que lo mismo suceda en el futuro.

Una nave diseñada para ser interplanetaria

Cuando Musk presentó por primera vez el concepto de Starship, lo llamó el Transportador Colonial de Marte. Al detallar los aspectos del sistema en el Congreso Astronáutico Internacional en septiembre de 2016, anunció un nuevo nombre: el Sistema de Transporte Interplanetario.

Como estos antiguos nombres muestran, la nueva nave espacial está diseñada para ayudar a hacer realidad la especie interplanetaria de la humanidad, un sueño de Musk desde hace mucho tiempo. Aunque la línea de tiempo parece cambiar continuamente de año en año, el multimillonario empresario imagina a Starship como el vehículo que permitirá a la humanidad establecer una presencia sostenible y permanente fuera de la Tierra.

Add Comment

Click here to post a comment